Señales de que tus compañeros de trabajo tienen sexo juntos





Las relaciones sexuales entre compañeros de oficina no son nada nuevo. Igual que no es nada nuevo, tampoco, salir de trabajar y visitar el Puta Barcelona en busca de una relación sexual satisfactoria.
La compañía Business Insider llevó a cabo una encuesta a más de 2500 personas en España que indicó que sólo una de cada 10 personas se han arrepentido de mantener este tipo de relaciones con compañeros, y que el 84’5% ha fantaseado en alguna ocasión con alguno de sus compañeros o jefes.
Pero ¿sabes cómo descubrir o sospechar si dos de tus compañeros han disfrutado de un rato de team-building húmedo y caliente?

Cambio en su relación

Es posible que antes no hablasen nunca, que no cuenten con asuntos laborales en común, pero, de repente, hablan más cada día que pasa.

Parecen dispersos

Ya no se concentran tanto como antes porque están pensando en mantener relaciones sexuales. Se pasean por la oficina y frecuentan zonas que antes, tal vez, ni se molestaban en pisar.

En sus miradas se revela las ganas de sexo

El apetito sexual se ve, especialmente, cuando hablan, o cuando cruzan una mirada. La complicidad, la confianza y la química se nota. Si te quedas con ellos a solas, es posible que sientas que sobras en la sala. Incluso, si se supone que estáis en una reunión de trabajo.

Llegan juntos a la oficina

Después de una apasionada noche de sexo, presumiblemente, habrán dormido juntos. De modo que tomarán juntos el transporte público o habrán compartido coche. Así que, si aparecen juntos por la puerta, sospecha.
Y sospecha incluso más si aparecen por separado, pero uno detrás del otro, porque es posible que traten de evitar chismorreos haciendo ver que llegan por separado.

Se tocan habitualmente

El contacto físico no tiene por qué indicar que haya algo más que amistad entre dos compañeros de trabajo. Sin embargo, cuando hay un interés especial en tocarse de forma constante, es indicativo de que necesitan estar cerca, y es posible que esto signifique que ya hayan mantenido relaciones sexuales.

Inventan excusas para verse

Van mucho al baño, o llevan muchos informes, o tienen que ir a preguntar muchas cuestiones a la zona en la que se encuentra el otro. Sospechoso, ¿no crees?