¿Sabes qué le pasa a tu cuerpo si no practicas sexo?


El sexo es más importante de lo que pensamos. No se trata de algo que simplemente nos hace sentir bien mientras lo practicamos, sino que también es necesario para mantener nuestro bienestar. Por ello, cuando pasamos mucho tiempo sin hacerlo, nos acaba pasando factura. Y nuestro cuerpo nos manda señales de que lo necesitamos.
Estas señales pueden ser algunas de las siguientes:

Ansiedad, estrés, mal humor…

El sexo aporta sensación de felicidad, y es así gracias a un asunto hormonal: el orgasmo hace que se libere una buena cantidad de oxitocina y endorfinas en el cuerpo, muy relacionadas con la sensación de placer, bienestar y relax. Además, también contribuye a combatir el estrés y la ansiedad.
Por ello, cuando pasamos mucho tiempo sin practicar sexo, es muy habitual que nos sintamos de mal humor, tristes, estresados, alterados… Si estáas en este caso puedes quedar con algunas putas en Barcelona o en la ciudad que vivas, y olvídate de compromisos.
Por otro lado, algunos estudios apuntan a que las personas que deciden optar o se ven forzadas a vivir en celibato tienen más problemas a la hora de afrontar situaciones de estrés, como hablar en público, por ejemplo.

Algunos kilos de más

Asimismo, el sexo no deja de ser una forma de ejercicio que nos ayuda a quemar calorías. Hasta 200 podemos llegar a quemar por coito, algo similar a lo que quemaríamos corriendo 15 minutos en una cinta de gimnasio.
Además, el sexo libera testosterona, lo que implica que nos facilita quemar más calorías y mejora nuestro rendimiento físico.

Resfriados más habituales

El sexo también ayuda a liberar altos niveles de inmunoglobina A, un anticuerpo que ayuda a combatir enfermedades. Teniendo en cuenta que la falta de sexo hace que no liberemos estas cantidades, es posible que el celibato lleve a sufrir más resfriados que las personas que practican sexo de manera habitual y, en general, tener menor protección ante enfermedades como la gripe.

Problemas para conciliar el sueño

El orgasmo también libera la hormona prolactina, que viene acompañada de relajación y somnolencia, y que nos ayuda a dormir fácilmente y mejor.

Frecuencia de sexo


Por lo general, los expertos aseguran que no se encuentran mejoras significativas más allá de practicar sexo una vez a la semana, por lo que este mínimo se presenta como una frecuencia muy saludable.